martes, 22 de abril de 2008

Primera (y espero) Ultima Hospitalizacion


Luciano paso un fin de semana sin comer, el domingo 13 de abril a las 6 de la tarde ya no soporte mas la situacion y nos fuimos a urgencias pediatricas. Despues de que los pediatras intentaran hacerlo comer y de realizarle algunos examenes decidieron alimentarlo por la nariz mediante una sonda, pues presentaba principios de deshidratacion. Fue muy doloroso ver a mi bebe asi, aunque el fue muy valiente y en medio de llanto y gritos soporto todo lo que fue necesario hacerle. Estuvimos fuera de casa 4 dias mientras el se recuperaba, pues la alergia producida por la leche de formula le genero una acidez estomacal y con el reflujo que padece desde que nacio, dieron origen a un esofagismo. Parecia que todo iba bien, pues empezaba a comer sin mayor percance despues de quitarle la sonda, pero al regresar a casa todo empezo de nuevo y despues de una semana aun no come bien. Yo me preocupo, me estreso, me duele verlo llorar cada vez que se toma un biberon, me da miedo llevarlo a mas pediatras para que le receten mas medicamentos, pues siento que con todo eso que le doy cada dia es suficiente, pero no se.. en realidad no se...Trato de pensar que poco a poco mejorara. Ya casi no le doy leche materna, se ha ido acabando dia tras dia, creo que hoy ya no saldra casi nada, asi que tal vez eso influye tambien en mi melancolia, me siento triste, pues solo quiero verlo bien, quiero que ya no le duela nada y todo lo que he hecho no ha rendido frutos... o tal vez no he hecho lo suficiente... A veces creo que soy una buena mama, pero otras siento que no, que no lo soy...

1 comentario:

Mauricio dijo...

En la tarde de este domingo recibí una llamada mientras cruzaba una concurrida calle bogotana en la mitad de esos aguaceros que son tan bogotanos. Quién llamaba?? la mamá de este muchachito en tal angustia, porque le habían tenido que poner una sonda a Lucianito, que me partió el corazón. Sin embargo y como siempre ha sido mi costumbre logré (creo) tranquilizarla un poco y no pude hacer más que quedarme deseando que Lucianito mejorara pronto. Me imaginé entonces, como sería la situación si no nos separaran más de 8.000 km sino a unas cuantas cuadras... seguramente se hubieran necesitado más camas en el hospital, alrededor de la de el.
Me alegra enormemente saber que hoy esta mucho mejor y que su crecimiento incluye las bellas sorpresas que a cada instante llenan de felicidad a sus padres.

Tio Maurus.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin